Alfonso VIII


RinconesdelMundo.com » Casas rurales » Casas rurales Guadalajara » Casas rurales Atienza » Alfonso VIII

4 de 30

Alfonso VIII


Rubén resolverá tus dudas

Nombre *
Email *   Teléfono *
 
Entrada Salida Personas
Mensaje *
Acepto la política de privacidad

Redes sociales

Web Alfonso VIII
  • Alfonso VIII
    Guadalajara
  • Alfonso VIII
    Guadalajara
  • Alfonso VIII
    Guadalajara
  • Alfonso VIII
    Guadalajara
  • Alfonso VIII
    Guadalajara
  • Alfonso VIII
    Guadalajara
  • Alfonso VIII
    Guadalajara
  • Alfonso VIII
    Guadalajara


  Alfonso VIII admite animales (consulta al propietario). .

La Casa Rural Alfonso VIII es un antiguo hostal reconvertido a casa rural, en la villa medieval de Atienza, situada en la Serranía Norte de Guadalajara y a unos 140 km de Madrid, se encuentra en un cruce de rutas importantes: la del Cid, la del Románico y otras más concretas de la provincia.
La villa de Atienza resulta una visita obligada tanto del viajero ocasional, como del senderista que se detenga a pasear su espacio y recorrer sus innumerables tesoros.
Nuestro alojamiento se encuentra en un enclave privilegiado y poco común, ya que además de disfrutar de una vista predominante del pueblo de Atienza, tardará escasos tres minutos a pie hasta la plaza mayor del pueblo.
De alquiler íntegro, es ideal para familias grandes y para grupos. Cuenta con 7 habitaciones dobles, 3 de matrimonio, todas con baño, tv y nevera. Salón-comedor para 24 comensales, de unos 90 m2 con chimenea, dvd, 2 aseos (uno adaptado a personas con movilidad reducida), tv y barra americana. Sala de juegos, amplia cocina y en el exterior patio con barbacoa.

Resumen de características:
Admiten animales Comidas-Cenas Cuna
Para discapacitados En casco urbano Cerca de nieve
Reproductor DVD Patio Comedor
Cerca de río Minibar Televisión
TV habitación Calefacción Ducha hidromasaje
Internet Jardín Muebles jardín
Barbacoa Terraza Chimenea
Restaurante Parking-Garaje Biblioteca

Entorno y activades de Alfonso VIII

Ubicación:

Atienza conserva la estructura urbanística y el sabor arquitectónico de los tiempos en que constituyó un estratégico lugar fronterizo entre las posesiones cristianas y musulmanas. Su casco histórico está declarado Bien de Interés Cultural.
Cuenta con destacadas obras religiosas como son el ábside del Monasterio de San Francisco, de estilo gótico, lo único que queda tras el saqueo francés. San Bartolomé, levantada en el siglo XIII, tiene sobre su románico las reformas y ampliaciones del siglo XVI. Santa María del Val, San juan del Mercado, la iglesia de la Santísima Trinidad o Santa María del Rey, son otros de los múltiples ejemplos que encontraremos.
Entre sus obras civiles cabe destacar sus conjuntos arquitectónicos como la Plaza del Trigo, magnífico ejemplo de plaza castellana o la Plaza de España, con su forma triangular y la fuente de los delfines del siglo XVIII.
La muralla, que es mezcla de estilos constructivos y de materiales, guarda noticia de sus puertas de las que se conserva muy poco en la actualidad. El castillo del siglo XIII sobre sale en el relato merced a sus torres, la del homenaje, que es mirador del paisaje, y la de origen islámico integrada en el muro, celebre por estar citada en el Cantar del Mio Cid.

Actividades:

La villa de Atienza se sitúa en la falda de un empinado cerro, al amparo de un fuerte castillo roquero. Su situación geográfica le hizo ser punto estratégico en las comunicaciones entre las dos mesetas castellanas. Creció en la Baja Edad Media, llegando a contar con diez mil habitantes y una docena de iglesias parroquiales, siendo cabeza de un anchísimo territorio o Común de Villa y Tierra. El origen de Atienza es remotísimo. Fue importante enclave de población de los celtíberos, concretamente de los “titios”, aliados de los “arévacos” y “lusones”. En el cerro del Padrastro, y en el actual castillo tuvieron sus castros y poblados, habiéndose descubierto en las vegas sus necrópolis con ajuares guerreros. Esta era la antigua “Thytia” a la que nombran los cronistas latinos, como uno de los puntos de resistencia de los celtíberos en las guerras de los romanos contra estos pueblos del interior de la península ibérica. Los romanos la conquistaron finalmente, y aquí pusieron su consabido castro militar.

Resumen de actividades:
Montar bicicleta Rutas a caballo Senderismo
Juegos de niños Juegos de mesa Jugar a futbolín
Dep. acuáticos Hípica Jugar al padel
Caza Montañismo Fútbol


(*) Distancias en línea recta